Avances en el manejo y las instalaciones en la cría de cabritos con lactancia artificial

La práctica de lactancia artificial conlleva la separación, lo más precoz posible, de la cabra y el cabrito para evitar el establecimiento de la relación maternofilial, lo que favorece la adaptación a las tetinas de amamantamiento y a la conducta de succión (figura 1).

En los rebaños caprinos de razas lecheras especializadas la lactancia artificial es una práctica que está bastante generalizada, ya que el producto principal de estas explotaciones es la leche (75-85 % de los ingresos totales), en tanto que el cabrito es solo un producto secundario (10-15 % de los ingresos totales).

La lactancia artificial (LA) presenta una serie de ventajas frente a la lactancia natural en estas explotaciones:

  • Al romper el nexo cabrito-madre, el cabrito deja de ser el estímulo para la eyección de la leche, facilitando que este estimulo se establezca con el ordeño mecánico.
  • Permite mantener unas ubres más sanas y equilibradas, ya que se evitan muchos contagios de mastitis que transmiten los cabritos, y se extrae la leche siempre por igual de ambas mamas (los cabritos tienden a mamar siempre del mismo lado).
  • Los lactorreemplazantes actuales son alimentos más equilibrados para el cabrito que la leche procedente de grandes productoras, que desencadena en algunas ocasiones diarreas que pueden complicarse y acabar con la vida de la cría.
  • Con el uso de nodrizas automáticas la frecuencia de tomas es generalmente mayor que con la lactancia natural y en todo momento los cabritos tienen a su disposición leche a una temperatura idónea (figura 2).

Más info en argos.portalveterinaria.com