Ctenocephalides felis necesita que sus hospedadores estén en contacto breve tiempo para cambiar de uno a otro

Un estudio llevado a cabo por investigadores franceses ha demostrado lo rápidamente que las pulgas del gato pueden transmitirse por contacto entre hospedadores. El comportamiento social de los gatos hace que C. felis pueda extenderse con mucha celeridad entre la población felina.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Toulouse y Merial ha estudiado* la capacidad de la pulga del gato (Ctenocephalides felis) para transmitirse entres sus hospedadores aprovechando su comportamiento social: los gatos suelen mantener contacto de forma habitual con otros gatos que vivan en las cercanías, aparte del contacto que se produce durante los apareamientos.

El estudio de campo constó de dos experimentos. En el primero de ellos, seis gatos fueron infestados cada uno con 100 pulgas e inmediatamente se les puso en contacto con otros seis gatos libres de pulgas durante 24 h. Después de la eliminación de todas las pulgas se repitió el estudio y el contacto entre gatos se mantuvo durante 48 h. El número total de pulgas recuperadas de las 600 depositadas en los seis gatos donantes después de cada infestación fue de 499 y 486 a las 24 horas y las 48 horas, respectivamente. Tras una hora de iniciarse el contacto, se encontraron cinco pulgas en los gatos receptores: tres tenían una pulga y otro tenía dos. El número de pulgas recuperadas en los gatos receptores aumentó hacia el final del estudio. A las 24 h, el 20 % de las pulgas se encontraron en los gatos receptores, y a las 48 h, el 23 %.

Más información en Argos.PortalVeterinaria.com