Cuando la gastroenteritis empieza en la cocina

Detrás de muchas intoxicaciones alimentarias está una mala práctica en la cocina: una ensalada sin lavar, un tomate cortado donde antes se había deshuesado un pollo, un sandwich preparado con las manos poco limpias…

Numerosas investigaciones han señalado la facilidad con la que las bacterias pueden propagarse durante la preparación de alimentos si no se toman las medidas adecuadas. Ahora, un reciente trabajo acaba de demostrar que, para los virus, también es muy sencillo ‘viajar’ por la cocina.

Según sus datos, tras entrar en contacto con un producto contaminado, un cuchillo puede ‘infectar’ hasta siete alimentos si se sigue utilizando.

Los autores de esta investigación, que se publica en la revista ‘Food and Environmental Virology’, llegaron a estas conclusiones tras analizar cómo se transferían norovirus -uno de los principales causantes de las gastroenteritis de origen viral- y virus de la hepatitis A en varios experimentos en la cocina.

Podéis leer el artículo completo en : elmundo.es