El Colegio de Veterinarios de Cáceres reclama que el control preventivo de las zoonosis se centralice en el Sistema Nacional de Salud en toda España

El veterinario debe ser una figura clave para reforzar las prestaciones de salud pública en la Atención Primaria de Salud

El ICOV de Cáceres alaba el trabajo realizado por los veterinarios de salud pública del SES para controlar el brote de Listeriosis en Extremadura

Ante el reciente brote de Listeriosis surgido en España, que también ha afectado a la población extremeña, desde el Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Cáceres se recuerda que actualmente las competencias de prevención en salud pública frente a las zoonosis se encuentran dispersas entre diferentes administraciones públicas como ayuntamientos, consejerías y otros organismos públicos, muchos de ellos de carácter no sanitario. Lo que supone una debilidad del sistema sanitario para afrontar con las máximas garantías la protección de la salud de las personas frente a estos peligros, situación que mejoraría con la inclusión de las mismas en la cartera básica de servicios del sistema nacional de salud, a través de cada uno de los servicios regionales de salud en toda España.

Aunque normativamente la responsabilidad de poner alimentos sin peligros para la salud a disposición del consumidor recae en la empresa o industria que los elabora, lo cierto es que el riesgo cero no existe, y corresponde al Sistema Sanitario Público velar por la verificación y el cumplimiento de dichos requisitos a través de medios propios y con criterios estrictamente sanitarios.

Cabe recordar que las zoonosis son un grupo de enfermedades infecciosas que se transmiten entre los animales y los seres humanos por exposición directa o indirecta, a través de los productos derivados de estos (por ejemplo, carne, leche, huevos) o su entorno.

En el ICOV de Cáceres consideramos que la mejor estrategia para garantizar la salud de los extremeños pasa por reforzar las prestaciones de salud pública dentro del Sistema Nacional de Salud, incluyendo aquellas actuaciones relacionadas con los peligros de transmisión alimentaria, pero también, del resto de zoonosis no alimentarias.

Lo que requiere potenciar las figuras de los veterinarios y farmacéuticos de salud pública en la Atención Primaria, así como la dotación de los recursos materiales

Microsoft Word – NP2_Colegio de Veterinarios de Cáceres reclama que el control de las zoonosis se centralice en el Sistema Nacional de Salud.docx

y laboratoriales precisos, garantizando la prestación de un servicio continuado, para que pueda darse una respuesta rápida y efectiva ante cualquier quiebra de la seguridad alimentaria y la salud de las personas que se produzca o pudiera producirse.

Gran labor realizada por los veterinarios de salud pública del SES

El ICOV de Cáceres quiere hacer un reconocimiento público a los veterinarios del Servicio Extremeño de Salud por la rapidez y eficacia mostrada ante el reciente brote de Listeriosis.

Gracias a la profesionalidad y el esfuerzo de los veterinarios de salud pública de Extremadura, y a pesar de los recortes que se viene sufriendo en este área, se intervino de manera inmediata y se logró localizar in situ en los establecimientos de nuestra región los productos contaminados de Listeria procedentes de Sevilla, tras lo cual se procedió a tomar las medidas cautelares y de seguimiento correspondientes para prevenir la infección de numerosos consumidores extremeños.

Asimismo, el ICOV recuerda que en todos los centros de salud de la región hay veterinarios y farmacéuticos de salud pública a los que se puede acudir para consultar cualquier duda sobre el consumo de ciertos alimentos, las pautas y recomendaciones a seguir, alertas alimentarias, etc..

Recomendaciones para la manipulación de alimentos

Con el objetivo de prevenir toxoinfecciones alimentarias, desde el Colegio de Veterinarios de Cáceres se recomienda seguir estos sencillos pasos en la manipulación de alimentos:

  • Lavar y desinfectar las verduras de consumo en crudo y las frutas que se van a consumir sin pelar.
  • Evitar el consuno de leche cruda y productos frescos elaborados a partir de ella sin garantías sanitarias.
  • Separar los alimentos crudos y cocinados para evitar la contaminación cruzada.
  • Lavar y desinfectar las superficies y utensilios que se utilicen para preparar alimentos. Es recomendable utilizar lavavajillas por las altas temperaturas que alcanzan, ya que favorecen la capacidad de desinfección del proceso.
  • Las personas que intervienen en la preparación de alimentos también deben lavarse las manos de forma regular, en especial antes de manipular alimentos listos para el consumo.
  • Refrigeración rápida y continuada de los alimentos a temperaturas inferiores a los 4º centígrados. Asimismo, se debe evitar que los alimentos estén expuestos a temperatura ambiente más que el tiempo estrictamente indispensable
  • Evitar diferir la preparación de los alimentos y su consumo, procurando en la medida de lo posible que sea inmediato.
  • Cocinar completamente los alimentos con un tratamiento térmico adecuado. Además, en caso de recalentar productos se debe hacer de forma uniforme y superar los 65º centígrados.
  • Utilizar agua potable en la elaboración de los alimentos.
  • Evitar la presencia de insectos y otros vectores en los lugares donde se preparan los alimentos.