El SIVEX propone potenciar los controles oficiales en la cadena alimentaria

El fraude de la presencia de carne de équidos en preparados cárnicos cuya etiqueta indica que solo están elaborados con carne de vacuno, supone no solo un engaño al consumidor, sino que esconde detrás de ello graves debilidades en el control sanitario de la cadena alimentaria, como parece deducirse si se confirma finalmente que dicha materia prima podría contener residuos químicos potencialmente peligrosos para la salud de las personas.

Esta crisis viene a sumarse a otras anteriores, como la ocasionada por la presencia de dioxinas en carnes de cerdo, o la famosa crisis de los pepinos, y en todos los casos se ponen en evidencia graves carencias de los controles sanitarios, de entre las cuales podrían destacarse las siguientes.

En primer lugar, y a pesar de que a la opinión pública siempre se le habla de controles sanitarios oficiales, tanto a nivel dela Comisión Europeay de los diferentes Estados miembro, como España, la realidad es que los que se llevan a cabo en los primeros eslabones de la cadena alimentaria, es decir, en los ámbitos de la sanidad animal y la producción primaria de alimentos de origen animal, no están integrados dentro del Sistema Sanitario. Quedan bajo la tutela de departamentos de la Administración no sanitarios, cuya finalidad es favorecer las producciones ganaderas y agrícolas, lo que presupone de entrada un claro conflicto de intereses.

Podéis leer la noticia completa en : portalveterinaria.com