Empleo del ácido hipocloroso en patologías de la superficie ocular del perro

El ácido hipocloroso forma parte de las sustancias microbicidas denominadas “moléculas antimicrobianas no antibióticas”. Por su amplio espectro, rápida acción y amplio margen de seguridad, puede ser utilizado para controlar y prevenir un amplio número de infecciones de piel y mucosas.
Biológicamente el ácido hipocloroso (HCLO) se clasifica como especie reactiva del oxígeno, sintetizada por células del sistema inmunitario durante un proceso conocido como “estallido respiratorio”, en el que durante la fagocitosis de antígenos se produce una reacción entre el peróxido de hidrógeno y un ion de cloro, en presencia de la encima mieloperoxidasa. Se calcula que para producir 2 ml de ácido hipocloroso son necesarios 10 millones de neutrófilos después de 20 horas de máxima estimulación.

Aparte de su poder biocida, tiene propiedades que ayudan a la cicatrización y regeneración de tejido debido a un potente efecto inhibitorio frente a proteasas generadas en los propios neutrófilos hallados en el sitio de infección y que entorpece la reparación tisular.

Más información en Argos.PortalVeterinaria.com