La UE afronta el reto de hallar una vacuna para la leishmania

De enfermedad olvidada a protagonista de un importante esfuerzo europeo: los seis millones que la Comisión Europea va a dedicar para encontrar una vacuna para la leishmaniasis visceral, una enfermedad causada por un protozoo que es transmitido por la picadura de un insecto, el flebotomo (una especie de mosquito). Los afectados ven cómo el microorganismo se asienta en su hígado y su bazo y lo destruye. Tienen anemia, se debilitan y sus defensas caen. Aunque hay tratamientos, son muy dolorosos y complicados, y exigen estar ingresado tres semanas, algo que en muchos de los países endémicos es toda una proeza, explica Agustín Benito, coordinador de la Red de Investigación Cooperativa de Enfermedades Tropicales (Ricet) y director del Instituto Nacional de Enfermedades Tropicales. “Y no es solo el tratamiento. En el campo en países pobres imagine lo que es que una persona no pueda trabajar durante ese tiempo”, añade.

La leishmaniasis es una enfermedad tan olvidada que ni los propios expertos se ponen de acuerdo en su incidencia. Javier Moreno, coordinador científico del proyecto para conseguir la vacuna, la define como la enfermedad de los “pobres entre los pobres”, porque mientras en una persona sana, bien alimentada, lo normal es que tenga una variante cutánea menos peligrosa, son los más desfavorecidos quienes están en más riesgo de sufrir la enfermedad.

Más información en ElPais.es