La última barrera de los antibióticos

En 20 años, el optimismo en la lucha contra las infecciones bacterianas ha desaparecido. La aparición de resistencias ha hecho que el uso de los medicamentos se complique y encarezca. La última frontera está en el caso del llamado VRSA: Estafilococo áureo con resistencia a la vancomicina. Su importancia radica en que este medicamento es el último disponible para frenar a la bacteria probablemente más frecuente en las infecciones comunes. Es un paso más a la llamada MRSA (Estafilococo áureo resistente a la meticilina) que tantos quebraderos causa ya en quirófanos y UCI de todo el mundo.

La explicación de cómo se produce el proceso por el que la bacteria se vuelve resistente abre una puerta a que se pueda combatir el proceso. Al menos hasta que haya una nueva generación de fármacos. Lo ha publicado un equipo de la Universidad de Carolina del Norte en PNAS.

Podéis leer el artículo completo en : elpais.com