La vacuna española de la tuberculosis supera las primeras pruebas de seguridad

Hay en desarrollo 12 nuevas vacunas preventivas (para evitar contraer la enfermedad) contra la tuberculosis. Pero una de ellas es diferente. No solo porque tenga participación española, sino porque responde a un desarrollo original. En lugar de tratar de mejorar los fármacos actuales (basados en cepas de Mycobacterum tuberculosis de vaca, de eficacia variable) se ha recurrido a una cepa humana, viva y atenuada. Este martes, los impulsores del fármaco han presentado los primeros resultados del ensayo clínico en humanos, limitados de momento a evaluar su seguridad, y los resultados han sido positivos. Se ha probado en 36 voluntarios, los primeros tratados en marzo. “Los últimos vacunados son de la semana pasada y podemos decir que la vacuna es segura”, ha apuntado François Spertini, inmunólogo del Hospital Universitario de Vadois (Suiza) y responsable del ensayo. “No ha habido ninguna evidencia de fiebre o infección entre los afectados”, ha añadido.

Esta es la primera etapa para lanzar el medicamento al mercado —tras los ensayos en animales—, un camino que puede tardar 10 años. “Hay que ser cauteloso, pero si los resultados siguen siendo buenos y la vacuna funciona como esperamos, podemos acortar los plazos”, señala a este diario Julio Martín, catedrático de Microbiología de la Universidad de Zaragoza y uno de los impulsores del medicamento.

Más información en ElPais.es