LOS VETERINARIOS ABORDAN LA SITUACIÓN EPIDEMIOLÓGICA DEL VIRUS CRIMEA-CONGO, Y OTRAS ZOONOSIS EMERGENTES, EN EXTREMADURA.

jornada-enfermedades-emergentesMás de un centenar de veterinarios se dieron cita en el Aula Magna de la Facultad de Veterinaria de Cáceres con motivo de la jornada organizada por el ICOV de Cáceres y la Sociedad Científica de Veterinaria de Salud Pública y Comunitaria (SOCIVESC), en la que se abordó la situación epidemiológica del virus Crimea-Congo, y otras zoonosis emergentes, en Extremadura, y que contó con la intervención de profesionales sanitarios y científicos de distintas disciplinas (veterinarios, virólogos y médicos) expertos en estos procesos víricos.

La fiebre vírica hemorrágica ocasionada por el Virus Crimea-Congo es una enfermedad zoonótica, de origen animal, que se transmite a las personas por la picadura de ixódidos vectores (garrapatas duras) del género Hyalomma o bien por contacto con fluidos de animales virémicos (los animales no manifiestan ningún tipo de sintomatología o lesiones), y que tiene una letalidad en las infecciones humanas de entre el 10 y el 40%.

Extremadura ha sido la primera región española en la que se han encontrado vectores portadores de la enfermedad (Hyalommas aislados en ciervo), desde el año 2010 hasta la actualidad, si bien con una baja prevalencia, menor del 5%, situación que ha motivado a los veterinarios para llevar a cabo este encuentro para profundizar en el conocimiento de esta zoonosis habida cuenta del potencial peligro para la salud pública que supone.

Como conclusiones de la jornada hay que destacar la necesidad de mejorar los estudios epidemiológicos sobre estos procesos, complementando los que se vienen llevando a cabo para determinar la presencia de circulación viral en las garrapatas con encuestas serológicas sobre animales silvestres y animales domésticos, lo que nos permitirá conocer con mayor rigurosidad el alcance de este problema de salud.

Y sobre todo se puso de manifiesto que resulta imprescindible una implementación real de las prestaciones de la veterinaria de salud pública, de manera integral e integrada, en el Servicio Extremeño de Salud para que se puedan desarrollar con la máxima eficacia y eficiencia las medidas preventivas frente a ésta y otras enfermedades de las personas procedentes de la vida animal y sus producciones y residuos, pues con ello se favorecerá poder afrontar de manera proactiva todos estos retos con las mayores garantías para la salud de los ciudadanos.