Mejora de la eficiencia proteica en ganado vacuno lechero

El ganado vacuno lechero y otros rumiantes están biológicamente diseñados para convertir forrajes y otros productos fibrosos que los humanos no pueden consumir en productos de alta calidad como leche y carne. Pese a que el rumen representa ventajas, sobre todo cuando los rumiantes son alimentados con productos de baja calidad, la digestión en este compartimento puede ser una de las mayores causas de la baja eficiencia de utilización del nitrógeno (EUN; calculado como la proporción del nitrógeno excretado en leche o carne sobre el nitrógeno total consumido) en rumiantes, cuyo promedio típico es de un 25 %, y además es muy variable. Jensen y Schjoerring (2011) asignaron las siguientes eficiencias proteicas a diferentes especies de rumiantes en sistema de alojamiento intensivo:

  • Ganado vacuno lechero: vacas en lactación, 23,3 %; y novillas de reemplazo de más y menos de 1año 6,4 % y 14,0 %, respectivamente.
  • Ganado vacuno de carne: vacas amamantando, 11,4 %; y terneros de engorde de más y menos de 1año15,7 % y 30,7 %, respectivamente.
  • Ovejas (incluyendo corderos): 13,5 %.
  • Cabras (incluyendo cabritos): 25,2 %.

En otros animales de producción, como los cerdos y las aves, en los que las necesidades proteicas pueden cubrirse más fácilmente, la EUN promedia es del 30-35 % e incluso puede llegar al 40 % (Rotz, 2004).

Más info en Albeitar.PortalVeterinaria.com