Sintomatología y factores de riesgo de la exposición a procesionaria del pino en perros

El momento de mayor frecuencia de problemas por contacto con las orugas de la procesionaria del pino en los perros es el inicio de primavera, cuando los insectos bajan de los árboles para enterrarse en el suelo y seguir con su ciclo vital hasta convertirse en polillas.

Como se explicaba en el artículo ya publicado en Argos PV La procesionaria del pino, “el momento fundamental del ciclo de la oruga del pino o procesionaria se desarrolla durante el inicio de la primavera, cuando todas las orugas migran. El contacto de este insecto con la piel del perro desencadena una dermatitis urticante. El diagnóstico temprano es fundamental para limitar las secuelas y la mejor medida contra esta intoxicación por contacto es la prevención evitando las condiciones de exposición” (Monaldi y cols, 2010). Además de los síntomas más frecuentes en la lengua y los belfos, la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) da cuadros muy variados en las mascotas, como lesiones oculares más o menos graves, entre otros muchos.

Más info en Argos.PortalVeterinaria.com