El Parlamento Europeo vota en contra de la moción para endurecer la restricción de uso de antibióticos en animales

El pasado 15 de septiembre, el Parlamento Europeo votó en contra de la propuesta de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, ENVI, relativa a la designación de los antimicrobianos que deben reservarse para el tratamiento de determinadas infecciones en las personas y que suponía una drástica restricción en el uso veterinario de dichos medicamentos.

En concreto, la moción afectaba a antimicrobianos que la OMS había designado de máxima prioridad, como son: colistina, macrólidos, fluoroquinolonas de tercera y cuarta generación, así como cefalosporinas.

Finalmente, la moción, que carecía de fundamento científico, ha sido rechazada por 450 votos en contra frente a 204 a favor; de esta forma queda refrendada la normativa de la UE sobre medicamentos veterinarios, que entrará en vigor en enero de 2022 y que cuenta con el respaldo científico de organismos de la importancia de la Agencia Europea del Medicamento, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria o el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades, y sigue los criterios tanto de la OIE como de la OMS. En ella, ya se contemplan las medidas y restricciones necesarias en el uso de antimicrobianos con el objetivo de avanzar en la lucha contra la resistencia a los antibióticos.

En el Colegio de Cáceres nos sumamos a la postura de la OCV  pues, asimismo, consideramos que la decisión del Parlamento Europeo “es la mejor vía para proteger la salud de animales y personas, así como para seguir avanzando en la lucha contra la resistencia a los antibióticos”.

Con esta votación, el Parlamento Europeo ha tomado una decisión fundamentada para proteger tanto la sanidad y bienestar animal como la salud pública, apostando por el enfoque One Health y respaldando la visión de la mayoría de las instituciones veterinarias de toda Europa.