Jabugo: una ruta ibérica pura

La bacanal de bellota empieza a principios de noviembre y no termina hasta el mes de marzo. En estos cuatro meses, los cochinos se pondrán la friolera de 70 kilos encima, pasando de 90 kg. de media a 160 kg. Todo bajo la atenta mirada del porquero, lo más parecido a un personal trainer que habrá visto jamás. Así es la vida -corta, pero intensa- del cerdo ibérico puro que pasta en las dehesas de la Sierra de Aracena, al norte de la provincia de Huelva, un ecosistema ancestral de encinas, alcornoques, robles y quejigos, cuyo fruto, la bellota, hace que el marrano sepa como sabe y cueste lo que cuesta.

Hay otro aspecto en la ciencia del cerdo ibérico puro de bellota -este es su título nobiliario entero- a tener muy en cuenta, y es que es la puntiaguda bellota, cargada de ácido oleico como el aceite de oliva, la que además del sabor le da buen aspecto al cerdo y hace que su carne sea un antioxidante de primera.

Podéis leer el artículo completo en : ocholeguas.com