Claves para diagnosticar la atopia

La atopia, o dermatitis atópica (DA), se puede definir como la predisposición genética a desarrollar una enfermedad inflamatoria y pruriginosa de la piel, asociada más frecuentemente con la producción de IgE frente a alérgenos medioambientales, entre los que se pueden incluir:

  • Ácaros (principalmente sus heces).
  • Pólenes.
  • Hongos.
  • Descamaciones epidérmicas.
  • Insectos.

La incidencia de la atopia va aumentando progresivamente, y una de las causas podría ser el agravamiento y transformación de algunos alérgenos que estarían modificados por la adhesión de contaminantes, como es el caso de pólenes adheridos a plomo y a otros derivados del petróleo.

Debemos considerar como protagonistas de esta compleja enfermedad también a las IgG antígeno-específicas, junto a las células de Langerhans, los linfocitos T, los eosinófilos y, lógicamente, los mastocitos.

Más info en Argos.PortalVeterinaria.com